CHICA DURMIENDO SOBRE SABANAS BLANCAS TRASTORNOS DEL SUEÑO

TRASTORNOS DEL SUEÑO

CHICA DURMIENDO SOBRE SABANAS BLANCAS TRASTORNOS DEL SUEÑO

TRASTORNOS DEL SUEÑO

QuÉ SON

Por Trastornos del Sueño nos referimos a una amplia variedad de problemas relacionados con el acto de dormir, afectando al desarrollo del ciclo sueño-vigilia. Dificultades para conciliar el sueño, dormir en momentos inadecuados, dormir en exceso…


Estos problemas no son graves en principio aunque pueden afectar seriamente la vida diaria, ya que interferirá en el rendimiento físico, mental y emocional.

CAUSAS

Los causantes de estos problemas son muy variados, sin embargo podemos distinguir distintos factores:

 

Externos: ruido, luz, temperatura de la habitación, consumo de alcohol, tabaco, drogas, fármacos….

Psicológicos: ansiedad,  estrés, depresión,  ira, etc., influyen de manera significativa sobre el sueño.

Físicos: dolor, presencia de enfermedades, inflamaciones, trastornos hormonales…

 

SÍNTOMAS

Existen algunos síntomas frecuentes a los distintos tipos de trastornos del sueño: el agotamiento físico, la somnolencia, bajo rendimiento profesional o académico, etc. No obstante, según el trastorno del sueño se manifestarán unos síntomas u otros, entre los más frecuentes podemos destacar:


Inquietud: Necesidad irrefrenable de moverse. El movimiento detiene esa sensación durante un breve periodo de tiempo.

 

Sonambulismo: Caminar o incluso realizar alguna actividad mientras se duerme.

 

Terrores nocturnos: Sensación de terror extremo, incapacidad para recuperar la consciencia.

 

Narcolepsia: Episodios puntuales e irresistibles de somnolencia extrema, independientemente del horario o lugar.

 

Hipersomnia: Necesidad excesiva de dormir (además del descanso nocturno).

 

Insomnio: Dificultad para iniciar o mantener el sueño; generando un estado de agotamiento y problemas de rendimiento.

 

Parasomnias: Movimientos anormales que se dan mientras se queda dormido; como consecuencia se produce el despetar a lo largo del sueño.

 

Ronquidos y apnea del sueño: Paradas de la respiración durante el sueño, afecta la calidad del sueño. 

TIPOS DE TRASTORNOS DEL SUEÑO

Dentro de los trastornos del sueño, existen cuatro grandes categorías:

 

Problemas de insomnio
-Dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido, podemos distinguir entre:
Insomnio agudo (duración inferior a un mes);
Transitorio (dura entre uno y seis meses);
Crónico (duración superior a los seis meses).

Problemas de somnolencia diurna excesiva
-Dificultad para permanecer despierto (hipersomnia). A consecuencia se produce un agotamiento a pesar de haber descansado.

Problemas del ritmo del sueño
-Desorden en los horarios del sueño, alterando los ciclos de sueño – vigilia.

Conductas que interrumpen el sueño
-Comportamientos inusuales durante el sueño (parasomnia), siendo más frecuentes en niños que en adultos.

Dentro de esta categoría se incluyen sintomatologías como los terrores nocturnos o el sonambulismo.

 

TRATAMIENTO

Además del tratamiento farmacológico, la terapia psicológica ha demostrado ser exitosa para el tratamiento de los trastornos del sueño. La Asociación Americana para los trastornos del sueño señala la eficacia del control de estímulos, también la Academia Americana de Medicina del Sueño incluyó el tratamiento cognitivo conductual como método no farmacológico para tratar el insomnio, basándose en los estudios de Morin y cols. (Morin el al., 1999; Morin et al., 1994).

 

Para dormir es importante aprender a “no hacer”: no activarse fisiológicamente, no pensar. Ya que cuando algo nos preocupa (pensemos en: “no puedo dormir… verás mañana”), nos activamos fisiológicamente, paradójicamente ese pensamiento nos quita el sueño.

Conciliar el sueño es un proceso pasivo por lo que no se puede uno esforzar en ello.

 

Cualquier esfuerzo que haga para dormir es un inhibidor del proceso automático que genera el sueño (Espie, 2002).

 

El tratamiento cognitivo conductual podemos desglosarlo en los siguientes puntos:
Por un lado conseguir las condiciones adecuadas para el sueño: buena higiene del sueño y un ambiente adecuado.
y por otra parte aprender a desactivarnos: física y mentalmente.

 

¿Cómo se consigue esto?

A través de técnicas de reestructuración cognitiva conseguimos gestionar esos pensamientos disparadores de la activación, es un paso importante porque determinados pensamientos y creencias serán contraproducentes para conciliar el sueño.

 

Podemos conseguir las condiciones adecuadas teniendo en cuenta varios puntos, como la creación de hábitos de sueño, evitar siestas y regular el horario de sueño (con la finalidad de estabilizar las horas de sueño), crear rutinas previas al sueño para condicionarnos por asociación, no usar la cama para otras actividades ociosas, evitar hacer ejercicio horas antes de dormir, ajustar el tiempo en la cama con las horas de sueño, etc.

No lo dudes y reserva tu tiempo para solucionar los problemas del sueño.